De vuelta a lo básico || Una reflexión

13:02:00


Fotografía por Verne Ho, tomada de Unsplash.

Realmente estos meses anteriores han resultado bastante duros en muchos aspectos de mi vida: la escritura, el dinero, el blog, la carrera, los amigos. Todo ha sido parte de una espantosa caida de la que no me repongo y de la que apenas me voy levantando poco a poco.

Quería decirles esto porque no puedo tenerlo entre pecho y espalda. Sé que tal vez a muchos no les interesa, pero deseo desahogarme aunque sea por este medio. La verdad es que me encuentro profundamente desmotivada.

La carrera [para los que no saben, estudio Medicina & Cirugía] comienza a colocarme en una cuesta en la que solamente veo piedras y no una cumbre. No miento cuando digo que amo mi carrera, incluso me apasiona, sin embargo, tengo que admitir que a veces me es complicado continuar, levantarme luego de una caída y seguir adelante. Puede decirse que a veces llego a odiar lo que hago, que aborrezco solo el hecho de estudiar y hacer proyectos cuando antes me era algo fascinante y magnífico. 

La escritura cada vez se torna más complicada. Las escenas no salen, los desenlaces son un fiasco completo, las ideas no llegan y la inspiración está más que ausente. A veces siento que estoy escribiendo solamente por obligación, para actualizar y ser constante más que por mi amor a la historia [claramente algunas obras son excepción].

El dinero responde a uno de los problemas más grandes en mi vida. Me limita al querer hacer algo. En la carrera que me encuentro estudiando todo es dinero, los libros cuestan un dineral y los uniformes ni qué decir, sin contar con la universidad en sí. Muchos de mis sueños los he tenido que abandonar por cuestiones económicas, un ejemplo es el diseño de moda o el diseño gráfico. 

El blog me entristece y no me llena por los terribles problemas de identidad que posee. Sé de lo que quiero hablar, más no sé como nombrar a este espacio. Ningún título pensado llega a llenarme o identificarme, y realmente me deprime el escribir en un lugar que solamente me deja un sabor agridulce en el paladar.

Pues sí, parte de mis problemas los formulan estos aspectos. Para algunos serán triviales, para otros no, sin embargo, para mi resultan ser el meollo de una reflexión que llevo días en la cabeza, y es el volver a los básicos, a lo que es sencillo y en donde me encuentro en confort con quien soy, con lo que quiero, incluso adonde puedo retomar sueños y esperanzas que dejé abandonadas.

Me he devuelto a lo básico en estos últimos días, y me convencí de que todo lo que haga no tiene que enorgullecer a nadie más que a mi. Toda mi vida solamente he luchado por llenar las expectativas de todos, para conservar mi papel de hija y estudiante modelo. Pero ya me harté de eso. 

Creo que en esta vida todos vamos en busca de la felicidad, ese sentimiento maravilloso que se esfuma muy rápido. Realmente me he dado cuenta de que que mi odio hacia todo eso que amo solamente viene de mi capricho por continuar sosteniendo una imagen perfecta que al fin y al cabo no puedo alcanzar del todo porque soy humana y cometo errores.

Mi carrera continúa apasionandome, pero me sobrecargo con el estrés y mis deseos de perfección. La escritura es solamente un hobbie que me llena aún cuando la inspiración no llega. El dinero es una necesidad, pero no una prioridad alrededor de la cual el mundo gira. El blog es un popurrí de todo lo que amo aún cuando no pueda definirle un nombre.

Estoy luchando contra la tormenta y comienzo a salir airosa. Estoy en búsqueda de la felicidad mientras que ya soy profundamente feliz, y creo que todos caemos en ese error. La felicidad está en las cosas pequeñas de la vida. Es obvio que hay felicidad en los grandes logros, pero esos no son nada al lado de esas pequeñas victorias que se consiguen a lo largo del camino, finalmente, el camino resulta ser más interesante y maravilloso que la misma cumbre.

Puedes equivocarte si quieres y todo va a estar bien. No se puede vivir para sostener estándares o apariencias, para cumplir expectativas o ser lo que los demás quieren que seas. Se vive para estar bien con uno mismo, para disfrutar de todo lo que hacemos, no importa si la carrera dura diez años o solo uno, la idea es disfrutar todo aquello que hacemos aun cuando se torne difícil el camino...

Esa es la verdadera búsqueda de la felicidad, cuando nos devolvemos a lo básico para ver las estrellas y soñar, pero también tenemos los pies bien puestos sobre la tierra y disfrutamos de nuestro presente como si no hubiese un mañana. Lo básico no resulta ser lo fácil, sino ese momento en que todo se siente bien y somos felices aún con mucho o con poco....

A los que leyeron, se los agradezco:) Espero haberlos ayudado un poco...


You Might Also Like

2 comentarios

  1. ¡Hola, Anne! Me alegra volver a verte por aquí. Yo tuve una crisis parecida hace meses respecto a la escritura; y casi continuamente siento desmotivación con mi carrera, pero son cosas que van pasando con el tiempo.

    Desde aquí mucho ánimo para que todo vaya cuesta arriba a partir de ahora y estés cada vez más cerca de la cima ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ross!

      A mi me alegra volver y verte por acá:) Realmente las crisis son espantosas, el truco es verlo de buena manera y aprender a manejarlo!

      ¡Desde acá te mando los mejores deseos para que tú también alcances la cima!

      Saludos y un abrazo.

      Eliminar